Artículos de: 13 Febrero 2013

Experiencias y retos de la prensa revolucionaria

*Artículo publicado en la ecición especial por los 65 años de Tribuna Popular*

I

Agradecemos al Consejo Editorial de Tribuna Popular y a su Director el camarada Carlos Aquino la invitación a colaborar con esta edición especial con motivo del 65 aniversario de este histórico periódico, que es ya un baluarte del movimiento obrero no sólo venezolano sino internacional. Para los que nos dedicamos a la prensa revolucionaria, la larga y admirable trayectoriade Tribuna Popular es una referencia imprescindible.

Quisiéramos comenzar la exposición de nuestra experiencia y las conclusiones que derivamos de ella con una breve historia de nuestro órgano de prensa.

Cuando en 1994 un grupo de camaradas se propuso la reorganización del Partido Comunista en México –luego de que éste, en nombre de posiciones programáticas cercanas al eurocomunismo,fuera liquidado en 1981- eran tiempos en los que la confusión y el transfuguismo provocado por la embestida contrarrevolucionaria a nivel mundial y a la derrota temporal del socialismo en la URSS hacían difícil la tarea de la prensa comunista. Hay que decir que en México había un vacío de más de una década de partido comunista, más de doce años de que la clase obrera en nuestro país no contara con un referente organizativo basado en los principios del marxismo-leninismo, que se planteara como objetivo la revolución socialista. Se arrastraba con una serie de confusiones, más el hecho de proponerse la reorganización del partido en lo más álgido de la contrarrevolución tuvo un mérito heroico.

Eso que es Anarquismo, según los anarquistas

Leí con mucho interés un texto de la Biblioteca anarquista “María Luisa Marín” de Xalapa, Veracruz, publicado en el blog http://zapateando.wordpress.com en donde se expone una idea general sobre el sustento y actualidad del anarquismo en México, un movimiento con una exposición creciente en el país y que se mueve entre manifestaciones ecologistas, altermundistas y especialmente integradas a La Otra Campaña (hoy La Sexta) del EZLN en centros urbanos.

El anarquismo -al menos según el texto-, se autoproclama “Anticapitalista”, pero al mismo tiempo cuestiona el poder popular o “buen gobierno”. Llama a la “rebelión total” contra toda autoridad, pero también “contra nosotros mismos”, sostiene, “porque somos reflejo de miles de años de dominación de todo lo existente”. Clama por la liberación pero se opone a autogestión por considerarlo, esto y todo lo anterior, “reproducción del sistema capitalista” frente a lo cual también rechaza ser considerado “proletario”, en una aparente critica al comunismo, sin que se atreva a mencionarlo. En general, pues, que la rebelión anarquista promueve la desobediencia total a cualquier autoridad aunque por sí mismo no se considera una “teoría política”, sino “una forma de ver la vida”, lo que sea que esto signifique.