Artículos de: 12 Diciembre 2011

Festival Cultural La Voz de los sin Voz

El dia 3 de diciembre decidimos realizar una jornada cultural para de este modo llegar a mas jovenes, por medio de proyeccion de documentales, ponencias y bandas.

A las 3 de la tarde todo estaba montado, y estabamos a la espera de que acudieran las personas con los nervios habituales al no saber la reaccion exacta de las personas al evento. Comenzaban a llegar unos cuantos haciendose preguntas entre ellos, de que sería y abordándolos, nosotros los integrantes de la liga en tampico y del CEST, les decíamos algunas breves palabras de lo que ahi acontecería. Unos interesados por las ponencias otros por los documentales, asi fue como dió comienzo, con el documental Terricolas donde se abordaban temas de la violencia contra los animales seguido por la cuarta guerra mundial y los hijos del fuego presentado por los miembros del CEST (Comite Estudiantil del Sur de Tamaulipas), quienes dieron una breve reseña del movimiento estudiantil en la zona y el concepto de su lucha y organizacion de los estudiantes por una educacion gratuita.

Desprestigio, la continuación de la guerra por otros medios

En Colombia existen cerca de 7 mil 500 presos políticos, sindicalistas, campesinos, estudiantes y dirigentes populares que se encuentran en las cárceles del Estado colombiano. Sin embargo, para las grandes agencias de noticias al servicio de la oligarquía, sólo existe el sufrimiento de los familiares de policías y militares prisioneros de guerra retenidos por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En las cárceles colombianas se tortura, se niega la visita a familiares y la asistencia médica a la población carcelaria, especialmente a los presos políticos. Estos hechos, no sólo han sido denunciados por los comunistas, también organizaciones de los Derechos Humanos así como diversos medios alternativos de comunicación, ante la tendienciosa opacidad de las grandes agencias periodísticas.

El Estado colombiano además de contar con el asesoramiento y el financiamiento de los EEUU para bombardean poblaciones y asesinar revolucionarios como el reciente caso del comandante Alfonso Cano, cuenta con una sofisticada maquinaria de mentiras para desprestigiar la lucha insurgente. El objetivo de Juan Manuel Santos no es la paz, por el contario, es continuar la guerra por otros medios: los de la desinformación.